miércoles, 22 de junio de 2016

Innovación... (Colaboración personal con el Foro de Educación de Aragón)

La innovación es en estos momentos una necesidad para la escuela pero no es sentida así por un porcentaje importante del profesorado que entiende que lo que hace es lo que siempre se ha hecho y políticamente correcto. Es un colectivo que no se ha planteado que pueda ser necesaria otro tipo de escuela diferente a la de siempre.

Sí que hay otro porcentaje del profesorado que no estando conforme con la realidad real, algunos incluso desde una cierta crisis profesional de insatisfacción, han iniciado la difícil dieta de la innovación como búsqueda de alternativas. Esto queda demostrado  las diversas jornadas de experiencias docentes de calidad que se organizan en torno a proyectos de trabajo, aprendizaje cooperativo, unidades didácticas integradas, tareas competenciales, integración TIC, convivencia, emociones, proyectos de investigación… es un colectivo muy activo que hace innovación sí o sí por convicción profesional. Algunos son considerados “francotiradores”. Son muy necesarios en el sistema.

En los últimos 10 años también ha habido muchísimos  proyectos de innovación y de formación en los centros  por convocatoria del propio Departamento. Aunque muchos de ellos habrán decaído con el concurso de traslados, la jubilación del coordinador, cambio de equipo directivos, cansancio de tirar siempre los mismos, por la fuerza de las eternas resistencias consentidas, porque los que vienen no quieren o no saben... Algunas ideas y propuestas bien seleccionadas podrían recuperarse y validarse como propuesta inicial para otros...porque no todo vale y alguien debería decir lo que vale y es extrapolable… y lo que no vale y hay que modificar.

Creo que en Aragón hay mucha gente que apuesta por la innovación. Dinamizando/incentivando a ese profesorado y validando las prácticas y experiencias que merezcan la pena… podremos acercarnos a lo que debe ser una innovación sostenida como centro, caminando hacia una comunidad profesional que desde la reflexión, la formación y el apoyo entre iguales vaya siendo capaz de ir dando nuevas respuestas a la problemática de los centros considerando siempre al alumnado como eje y fin de todas las decisiones e iniciativas. 

Creo que el reto es “ la innovación sostenida” como centro y para avanzar hay que ir señalando pasos para convertirnos en comunidades de profesionales que deciden como dar respuesta a las nuevas preguntas del siglo XXI. Y esa formación en centros requiere de una minuciosa planificación y secuenciación para determinar con claridad lo nuevo que debe aprender un profesor y lo que debe aplicar en su día a día. Y hay que planificar actividades e intervenciones distintas de las planteadas en los últimos 30 años desde los CEP, CPRs, CIFES…

Aún considerando que la Administración puede y debe tomar iniciativas que faciliten la innovación, exactamente ahí está el primer reto: mejorar la calidad del aprendizaje con las condiciones reales que tenemos HOY en cada centro. 

En los últimos años se está tendiendo a cierta especialidad curricular MUY ESPECÍFICA EN IDIOMAS, MÚSICA…en centros. Esto puede tener algunos peligros de rivalidad, competencia… y no lo comparto.

Pienso que todos tenemos previamente un reto BÁSICO históricamente pendiente: cómo nos organizamos y cómo atendemos la atención a la diversidad, qué nuevas respuestas profesionales nos demanda la escuela inclusiva, cómo hacemos el realidad el derecho de todos a la educación más allá de tener una silla y una mesa, cómo mejoramos la formación INTEGRAL del ciudadano, cómo avanzamos en una educación democrática, cómo integramos las evidencias científicas sobre el aprendizaje que llegan desde las neurociencias y los campos de la sistémica y emocional, la educación emocional, integración de tecnologías, metodologías alternativas más activas para aprender “a hacer”…

Sé que esto requiere que la Administración señale un marco general de mejora, que la red de formación y asociaciones de profesores sean capacitados para intervenir directamente en centros a nivel de Claustro, CCP o departamento para ir asesorando los proyectos de mejora que decida cada centro de la mano del Equipo Directivo, la Inspección, Orientadores, Departamento de Innovación… y llegamos al tema de la evaluación y el reconocimiento profesional en torno a lo cual tengo una opinión nada compartida en general. Ya está bien de que la evaluación del sistema educativo recaiga especialmente sobre pruebas externas que les hacemos al alumnado: PISA, Reválidas, Evaluaciones de diagnóstico… y no sobre la función docente y la Administración. Sugiero que se elaboren planes concretos de innovación a varios años para que los niños aprendan más y mejor, que esos planes sean dotados de la formación necesaria para que se implemente, de verdad y permanentemente,  dentro de las aulas…

Pero… los buenos planes de formación son necesarios e imprescindibles  pero no suficientes para implementar la innovación en las aulas… ya que considero que hace falta proceder a una objetiva y democrática evaluación del profesorado para evaluar la APLICACIÓN DE LA FORMACIÓN RECIBIDA. Y creo que eso debería reconocerse económicamente  vinculando los sexenios a la innovación práctica y no a la formación teórica.

¿Podría empezar a generalizarse así la innovación sin grandes costes, cambios  ni inversiones?

¿Son una oportunidad los proyectos de innovación planteados por los centros en los proyectos de los nuevos tiempos escolares o eso es “otra cosa”?

Estamos avanzando en Aragón con este Foro, la EVA del Alto-Aragón, Asociación de Directores, Asociación Utopías Educativas, Colectivo-Seminario Permanente Atlántida… para sumar a CIFES, Orientadores, CATEDU, CAREI, Inspección, Asesores provinciales y de la DGA…  que ahí estamos…

Caminante, no hay camino… si se hacer camino al andar… y a innovar se aprende innovando en nuevos roles/capacidades profesionales del siglo XXI.  Los que estamos en este foro sabemos que es así y algunos lo han hecho incluso en las peores condiciones.

Gracias

(Aportación personal al Foro de la Innovación de Aragón)